miércoles, 26 de noviembre de 2014

¿La "Operación Peineta" es buena para Madrid? ¿Y para el Atlético?


La cuestión de esta semana en nuestro podcast tiene que ver con la noticia sobre la concesión de La Peineta al Atlético de Madrid, un tema que no está nada claro y sobre el que os pedimos opinión.
 

La Peineta
Estado de las obras de La Peineta actualmente
Parece ser que esta semana se han reanudado las obras tras un mes paradas, ya que la empresa que las está llevando a cabo (FCC) pidió una revisión del contrato que tenía firmado con el Atlético de Madrid. Esto es consecuencia de la crisis económica, que ha provocado un derrumbe en materia de valores y precios en el mercado inmobiliario (los acuerdos económicos son de hace ya tantos años que no estaban actualizados), y también de la inseguridad jurídica que provoca toda la operación, que no acaba de arrancar de manera clara desde hace diez años.

En 2004, Ruiz Gallardón ideó un plan para transformar el ruinoso estadio en la sede de los hipotéticos Juegos Olímpicos de 2012. Para asegurar su uso posterior negoció un traslado por parte del Atlético, del Calderón a La Peineta. Los posteriores reveses olímpicos sufridos en 2012, 2016 y 2020 fueron provocando retrasos y paralizaciones en las obras, pese a que, supuestamente, esos acuerdos siguieran vigentes.

El acuerdo consistía, básicamente, en que el Atlético compraba La Peineta para transformarla en un estadio de vanguardia y a cambio sufragaba el enorme gasto vendiendo los terrenos del Calderón y la antigua fábrica de Mahou (previo acuerdo con la empresa cervecera) para levantar torres de pisos.

Sin embargo, los terrenos de La Peineta son públicos, lo que impedía, hasta esta semana, su venta. El Ayuntamiento se comprometió en su día a modificar la Ley urbanística para poder vender el estadio llegado el momento y, mientras tanto, firmó un acuerdo de concesión para que el club rojiblanco pudiera empezar las obras. Si esto no pasaba y eso impedía la venta, el club podía elegir entre recibir una indemnización que, entre otros gastos, incluyera el coste del nuevo estadio, o bien quedarse de alquiler durante 75 años a un precio de 1,6 millones anuales.

 

Vicente Calderón
¿Le quedará poco al Vicente Calderón?
Esta semana, Ana Botella ha modificado la citada Ley para que el Atlético pueda disponer del estadio en 2017. Una vez completada la modificación urbanística, el suelo seguirá siendo de utilidad exclusivamente deportiva, pero admitirá un uso privado. Una curiosidad es que el Atlético va a pagar parte del terreno en entradas para partidos que luego el Ayuntamiento distribuye entre escuelas de fútbol (el 80%), y voluntarios y patrocinadores de las candidaturas olímpicas. Entre la firma del convenio, en diciembre de 2008, y el pasado mes de octubre, el club ha entregado 126.395 entradas, por un valor total de 6.208.007 euros, que se descontarán así del precio de la parcela. El club espera que con las nuevas instalaciones y una serie de usos comerciales en las proximidades del nuevo estadio el presupuesto se pueda elevar hasta los más de 200 millones de euros. Eso sí, La Peineta va a costar más de 200 millones, según El País.

La pregunta que hacemos desde Mundo Pelotudo es, básicamente, qué os parece esto. ¿Es buena para la ciudad y para los madrileños esta obra (si no hubiera chanchullos de por medio, que los habrá)?

1 comentario:

George Clooney dijo...

Esto, como todo y como siempre, es bueno unos pocos, indiferente para algunos y malo para muchos. Personalmente estoy totalmente en contra del traslado de un estadio al otro extremo de Madrid, un emblema de la zona.
Y ahora que? Habrá que cambiar el himno, pues quedará un poco raro decir: yo me voy al manzanares, y que se va a decir ahora? Yo me voy a Canillejas??