jueves, 13 de noviembre de 2014

Ayudas públicas al deporte: ¿Sí o no?


Hace algunos meses que MARCA, el diario más leído de España y la empresa líder en información deportiva del país, ha puesto en marcha un proyecto interesante que puede dar mucho de qué hablar. Se trata de “Patrocínalos”. Un portal en el que trata de poner en contacto a deportistas de todo tipo con empresas y particulares que estén interesados en patrocinarlos.

La situación de algunos deportes minoritarios en España es paupérrima. Con la crisis económica muchos deportes que antes ya tenían problemas para subsistir han perdido las pocas ayudas estatales y particulares que percibían, y tanto deportistas a título individual, como equipos punteros de disciplinas que no son tan poco seguidas como podríamos pensar (balonmano, baloncesto), se están viendo obligados a dejarlo.
 
Por eso MARCA, en un intento por tratar de salvar este tipo de deportes, ha puesto en marcha este proyecto de “Patrocínalos”. Son los propios deportistas los que solicitan ayuda registrándose en este portal (www.patrocinalos.marca.com). Ahí escriben un perfil con imágenes, sus cuentas de redes sociales, los próximos campeonatos en los que van a participar, una breve historia acerca de su deporte… Y piden patrocinio para esos eventos a los que pretenden acudir.

MARCA está apoyando esta campaña con un fuerte esfuerzo en publicidad. En Radio MARCA, por ejemplo, hay una enorme campaña de anuncios publicitarios en los que los propios deportistas piden a la gente que les ayude. Como contraprestación, ellos prometen “recompensas”, que suelen ser objetos que usan diariamente para la práctica de su deporte: La espada de José Luis Abajo “Pirri”, el balón de vóley playa de la pareja olímpica española, etc.

Está claro que, desde que se puso en marcha el plan ADO, las becas y ayudas a deportistas profesionales por parte del Gobierno, allá por finales de los años 80, la situación se ha deteriorado mucho. La causa principal del plan ADO fue preparar a toda una generación de deportistas para una élite de la que no formábamos parte, después de que le concedieran a Barcelona los Juegos de 1992. España había organizado el Mundial de fútbol de 1982. Un evento que, desde el punto de vista organizativo estuvo bien visto por la vertiente extranjera. Pero al hacer el ridículo deportivamente hablando, la sensación que quedó en el país es que el Mundial había sido un fracaso. Por eso, la clase política sabía que para los Juegos era imprescindible hacerlo bien deportivamente y que ese evento sirviera como impulso para seguir con la transición. Así que se invirtió dinero a cambio de resultados, contratando medios y entrenadores extranjeros.

Ahora la situación es muy distinta. Es otra época. Hay quien ve muy mal tanto el plan ADO como este tipo de iniciativas, o cualquier ayuda pública a un deporte que alguien va a practicar de manera individual, algo de lo que ya hemos hablado alguna vez en Mundo Pelotudo. “Si quieren practicar un deporte que nadie sigue, que apechuguen con las consecuencias. ¿Por qué voy yo a ayudar a nadie a que haga taekwondo? ¿Qué me reporta a mi o al país?" Puede enfadar, pero es una afirmación que, aunque sea dolorosa, tiene parte de verdad. ¿Qué opináis? ¿Veis bien este tipo de ayudas u os parece que deberían ser exclusivamente privadas?

1 comentario:

George Clooney dijo...

Principalmente nadie obliga a nadie... se propone ayudar a los deportistas aquellas empresas o particulares que lo deseen, sin embargo, el plan ADO da subvenciones con el dinero público, pero sin lugar a dudas prefiero que mi dinero vaya a parar al deporte que a mamarrachos politicuchos que se lo van a gastar en bares de alterne.